Columnas de opinión

Una Mirada Constructiva a un proceso importante en la Política Pública del VIH/Sida

Claudia Vargas Muñoz

Diseñadora Gráfica Publicitaria

Trabajadora Social con Grado de Licenciatura

Observadora de la Política Publica del VIH/Sida en la Región de Coquimbo

FPVVIH/Sida - Encargada de Proyectos Agrupación PUKARA

A pesar de que con el transcurso del tiempo la sociedad avanza y hoy contamos con un conjunto de herramientas y conocimientos sobre lo que implica la propagación de una pandemia, lo cierto es que aun así, no se toman las medidas necesarias para revertir la situación. Por el  contrario, como sucede con la Política del VIH/Sida, que es materializada a través de un programa establecido desde el Ministerio de Salud mostrándose deficiente y desarticulada, ha provocado un estado de verdadero desastre considerando que se había avanzado en esta materia desde el año 2001 en conjunto con el Estado y la Sociedad Civil.

El aumento progresivo de la mortalidad; un contundente número de nuevos casos; y un gasto de miles de millones, que no para de crecer, para medicamentos los cuales  son de calidad, pero la información que se les entrega a los usuari@s es deficiente o  no se les explica sobre los efectos secundarios de ésta, sin duda aporta al rechazo de la adherencia del TARV, exponiéndose  a una etapa SIDA. Situaciones como esta nos  impide reconocer el logro a nivel de Política Pública, la inclusión del VIH en la Garantías Explicitas en Salud (GES), que ha permitido a l@s usuari@s del sistema acceder a un tratamiento sin costo y que el examen para la detección del virus en el servicio público sea gratuito y en el sistema privado tenga  un precio accesible. Sin embargo, a pesar de estos avances, los problemas detectados en el diagnóstico persisten, lo cual se puede explicar por las deficiencias estructurales del acceso al examen para poblaciones homo/bi/transexuales y adolescentes, la no existencia de consejería, la homofobia estructural de nuestra sociedad y juicios morales hacia nuestros jóvenes que se están iniciando sexualmente cada vez  a más temprana edad y se les cree incapaces de asumir su corresponsabilidad.

Cabe destacar en ese punto, que sin duda la Política Pública de Salud Sexual y Salud Reproductiva carece de una buena dirección, los programas no se manejan con transversalidad, hay una falta de enfoque de Género y Derechos Humanos, se piensa que vivimos la sexualidad en cuatro paredes, que ésta es sólo heterosexual, genitalizada y  reproductiva, se invisibiliza el Derecho a la Igualdad y el respeto a la Diversidad de cada etapa de ciclo vital;  a saber; aprender; expresar la sexualidad libremente con quien se desee. Aún existe discriminación por pertenecer a alguna orientación sexual que no esté dentro de la heteronormativa, no hay un acceso real  a los avances científicos que puedan proteger una relación  sexual  desde el sistema privado, ya que los precios son elevados  y desde el sistema público nos encontramos con una poca variedad, tomando en cuenta la no existencia y distribución del condón femenino y otros métodos de barrera que son ajenos para las poblaciones Lésbicas, y que si existen en países desarrollados.

Un factor crucial que imposibilita el control de mortalidad se relaciona en primer término con la tardanza en el diagnóstico de los casos, entre 1988 y 2012, el 56% de las notificaciones se detectaron en etapa VIH mientras que el 44% fue notificado en etapa SIDA, es decir, tardíamente cuando el virus ya ha logrado deteriorar de forma importante el sistema inmune de la persona y es muy probable que este haya mantenido una vida sexual activa sin protección. No podemos desconocer la corresponsabilidad de las personas viviendo con el virus en su adherencia y conciencia del riesgo, pero también podemos evidenciar que los enfoques de atención para todas las poblaciones siguen siendo desde lo biomédico, se ven desprovistos de  una atención integral y con equipos multidisciplinarios que aborden al usuri@ desde otras dimensiones del ser humano, como es la Salud Mental y la Salud Social de forma sistemática y amigable, no de parche.                                                                                                                                                                

Finalmente después de tanto esperar el lanzamiento de la Campaña de Comunicación Social para la Prevención del VIH/Sida, lamentamos  observar que existe poca visión con respecto al impacto que pueda ésta lograr. Consideremos que nos encontramos en un contexto de “Copa América”, donde la mayoría de las personas está  más preocupada de los partidos, que de ver un mensaje audiovisual  corto, que a pesar de que cuente con un slogan apropiado y una frase bastante potente, genera el cuestionamiento de si podrá realmente en 36 segundos tener el impacto significativo esperado. Agreguemos el hecho de que el merchandinsing y los condones que son entregados a través de la SEREMI de Salud regional son restringidos y burocratizados, al igual que los fondos destinados para bajar la campaña a las poblaciones determinadas como “VULNERALBLES”, concepto que en realidad a todos/as nos involucra como vulnerables si mantenemos una vida sexual activa, sin importar nuestra orientación sexual o en qué etapa del ciclo vital nos encontramos. No es posible que las organizaciones tengamos que pagar para  entrar al mercado público y así optar a un dinero que nos corresponde por derecho, ya que somos las OSC las que trabajamos con las poblaciones afectadas y en situ, no tan solo en tiempo de campaña, esto es histórico en las diferentes organizaciones que llevan más de 20 años o aquellas emergentes, y para dar un golpe de gracia, fue lanzada en temporada de “Copa América” lo que invisibiliza cualquier acción a menos que ésta haya sido transversalizada con la gran fiesta mundialera, cosa que dudo que haya ocurrido. No podemos desconocer la población flotante que ingresa a nuestro país y las conductas de riesgo asociadas a este tipo de eventos… ¿Por qué no aprovechar los escenarios y compartirlos?, no sólo vender las marcas y logotipos que dan dinero a estas grandes empresas del Fútbol Latino Americano. ¿Qué sucede estimada Doctora y Presidenta con sus asesores o profesionales con experiencia en el trabajo para llegar a 0?, acuerdo internacional y tratados firmados para reducir esta epidemia, recordamos además, muy bien su participación cuando la Ley SIDA se encontraba en el parlamento y esta salió aprobada después de una gran lucha, donde usted fue parte de ella. Estamos en deuda, y digo estamos porque la sociedad civil tiene la responsabilidad de seguir fiscalizando que las cosas se hagan bien y el Estado dejar de ser paternalista y positivista ante problemáticas que no han desaparecido. Si queremos ser un país desarrollado culturalmente y cualitativamente eficientes en temas de Salud Sexual, hay que comenzar con un cambio de paradigma, ya que estamos lejos de ser un país en vías de desarrollo en esta problemática, VIVAMOS COMO VIVAMOS … Nuestra Sexualidad Humana.

 

"Las enfermedades son diagnósticos, que especifican una mirada. Cuando uno trata algo como una enfermedad, ciega, sesga la mirada, entonces no ve algo ...”(Humberto Maturana )

 

"…sin aceptación y respeto por sí mismo uno no puede aceptar y respetar al otro, y sin aceptar al otro como un legítimo otro en la convivencia, no hay fenómeno social". (Humberto Maturana )

Encuesta

¿Conoce el condón femenino?