Noticias
miércoles 28 de agosto, 2013

La necesidad de regular el trabajo sexual en Chile

Fundación Margen  de Apoyo y Promoción de la Mujer trabajó en conjunto con Fundación SAVIA en la elaboración del documento “Investigación de monitoreo de la política pública de prevención y atención integral del VIH y SIDA en la población de mujeres que ejercen el comercio sexual”, con el fin de conocer  el nivel de información que manejan las trabajadoras sexuales en relación al VIH/SIDA e  ITS, además de su vinculación a los centros de salud que ofrecen control de salud sexual. Herminda González, presidenta de Margen, se refirió a esta labor y a la necesidad de regularizar el comercio sexual en Chile.

Con las encuestas realizadas a las trabajadoras sexuales para la elaboración de este estudio surgieron varios temas en relación a la regularización de la actividad. ¿Cuáles crees que son las principales?
 Creo que ha sido una de las experiencias más ricas que hemos tenido, donde las propias trabajadoras sexuales monitoras hicieron esta encuesta en conjunto con SAVIA. Hay que ir recogiendo todo esto, en donde nos encontramos que el Estado no se hace cargo de la problemática del VIH/SIDA, donde no hay condones para la prevención. También está la falencia en el trato de las trabajadoras sexuales en los centros de salud. Sigue el  estigma social, donde les timbran el carné que dice “control sanitario”, sin respetar que el carné dice control de salud sexual. Hay poca cautela desde los profesionales de la salud.

En la investigación se revela que las enfermedades de transmisión sexual en trabajadoras sexuales tiene una baja incidencia, rompiendo con el “mito” ¿A qué se debe esto?
Esto es porque a lo largo de Chile hemos formado monitoras, que replican la información a sus pares. Ellas con su lenguaje llegan a las compañeras cómo prevenir y a distinguir las enfermedades. Antes nadie les enseñaba y  tampoco se atrevían a preguntar. Lo mejor es la educación entre pares, porque se entienden la coa y se usa la educación popular.

¿Cuáles son los principales problemas con los que se encuentran hoy las trabajadoras sexuales?
Hoy están cerrando los departamentos y los cafés donde las chicas trabajan, lo que es una problemática, ya que al no estar en un lugar establecido se van a la calle y tampoco las quieren ahí. Por un lado, dan patentes para que existan cafés, night clubs, topless, pero por el otro lado las reprimen. Entonces de qué manera  se puede ejercer el comercio sexual si no hay una regularización del tema. Así no se puede seguir avanzando. Este trabajo viene desde antes de Cristo y aún no podemos sentarnos en una mesa a trabajar en torno a políticas públicas, para exponer que esto existe y la manera en cómo podríamos mejorar la calidad de vida de las trabajadoras sexuales, regulando el comercio sexual, con un control de salud expedito, donde no haya  discriminación, donde las mujeres se sientan con derechos. Acá no estamos hablando de explotación sexual ni de trata de personas, sino que estamos  apoyando a las mujeres que quieran tener un trabajo digno, como cualquier otro, porque es una actividad remunerada.

Nos encontramos en absoluta ausencia de políticas públicas en relación al comercio sexual ¿Han tenido conversaciones con las autoridades para cambiar este panorama?
En una capacitación que tuvimos en Argentina nos prepararon para incidir políticamente en la regularización del comercio sexual.  Hemos trabajado con la Oficina de Antidiscriminación, donde se han planteado algunos cambios, pero que no favorecen a las trabajadoras sexuales. Se planteó empadronar a las mujeres, pero lo encuentro injusto, sería volver a la Dictadura, donde las mujeres tenían que pasar a Investigaciones y le timbraban un carné, les sacaban fotos y las trataban peor que delincuentes. No es la forma. Conversamos con el senador Lagos Weber y nos dijo que nos apoyaba para presentar un proyecto de ley que regularizara el trabajo sexual. Esto lo tenemos que ir haciendo paso a paso, poniéndolo en la agenda de los políticos. No habrá cambios de la noche a la mañana, pero lo podemos ir conversando.

Estamos prontos a una nueva elección presidencial. ¿Cuáles crees que sobre los principales puntos que deberían abordar los candidatos sobre el comercio sexual?
Algún día van a tomar consciencia de que el comercio sexual existe en todo el mundo y que se debería regularizar de alguna forma, sacar  modelos de otros países como Holanda o Alemania, para poder presentar un proyecto de ley. Si los políticos tomaran consciencia de que el trabajo sexual existe disminuirían la trata de mujeres, la explotación y abuso sexual de niños y niñas, el tráfico, etc., porque todo esto se mezcla. Si las trabajadoras sexuales estuvieran en otras condiciones la cosa cambiaría, dejarían ser mujeres invisibles, clandestinas. Es necesario que se hagan cargo de la problemática del comercio sexual, que haya  una fiscalización del Ministerio de Trabajo, que puedan cotizar y tener los derechos de cualquier otro trabajador. Por qué no ser los pioneros en América Latina en cambiar esta situación, que todo el mundo ve, pero nadie dice nada.

Revisa el documento “Investigación de monitoreo de la política pública de prevención y atención integral del VIH y SIDA en la población de mujeres que ejercen el comercio sexual”

la-necesidad-de-regular-el-trabajo-sexual-en-chile